Polenta con tuco

La polenta con tuco es un plato típico para afrontar el frío del invierno.

Para hacer la polenta lo que hago es respetar las proporciones de líquido indicadas en el paquete, pero utilizo mitad de agua y mitad de leche. Primero, pongo el agua y la leche con un diente de ajo hasta que hierva. A veces, sé utilizar caldo en vez de agua. Cuando el líquido hierve agrego la polenta en forma de lluvia y revolviendo para que no se formen grumos. Luego de revolver 5 minutos la polenta está lista y le agrego un pedazo de queso cremoso.

Para terminar, lo servimos con un buen tuco a gusto y un poco de queso rallado.

Y a ti… ¿Cómo te gusta el tuco para acompañar tus comidas?

Yo lo hago sencillo. Rehogo una cebolla picada bien chiquita y agrego unos trozos de pulpa vacuna. Luego, cuando está dorada la carne, vierto un poco de puré de tomate (también puedes usar pulpa de tomate o tomate en fruta) y al hervir, incorporo un poco de agua hasta obtener la consistencia deseada. Condimento con sal, pimienta, orégano, laurel y una pizca de azúcar.

Como siempre comparte esta receta y comenta cuál es tú receta de polenta con tuco. ¿Cómo te gusta la polenta, blanda o más espesa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *